En el eterno tablero de las migraciones *Por Rodrigo De la Serna

0
317

PLAN B

 

Por Rodrigo De la Serna

“Para intentar comprender cómo se desarrollaron en diversas épocas los pobladores de lo que hoy es México, y específicamente de Guanajuato, es necesario remontarse hasta un pasado lejano. La población arcaica o primera que se estableció en América, concentrándonos en lo que hoy es México, tiene una antigüedad cercana a los 30 mil años. Esos pobladores arcaicos practicaban la caza, la pesca y la recolección.”

M. León Portilla
Los pobladores prehispánicos de Guanajuato

LOS PUEBLOS DEL ARCO Y LA FLECHA, EL AGUA, Y LOS MAYAS DE Q ROO

En la región donde habito he hallado semejanzas con el Caribe Maya Mexicano –mi patria chica. Estas probables similitudes han surgido primero de una taxonomía comparativa (por ejemplo la complexión y rasgos prehispánicos en el Bajío, y lo maya en Quintana Roo); luego, aparto lo sensorial (impresiones continuas y a veces anotadas en casi dos años), las registro junto a datos relativos; y antes o después, añado un mínimo sustento arqueológico-histórico-cultural (lecturas y consultas). Estos apuntes de aficionado aspiran tener una base fundamentada, siempre necesaria si la intención quiere ser histórica, no una mirada sólo impresionista o párrafos para guía turística especializada.

MOTIVOS Y CIRCUNSTANCIAS

Aún hoy se denomina como “la Gran Chichimeca”, a una extensa región que comprende varios estados del centro-noreste de México y de EUA; su frontera geopolítica al sur eran los actuales Querétaro y Guanajuato. Al oriente de este último se encuentra San Miguel Allende, donde hoy radico; cerca, hay impresionantes centros ceremoniales prehispánicos recientemente remozados, lo cual trataré en otro espacio.

En una arista al sur de la Gran Chichimeca, cerca de Michoacán y el Estado de México, hoy existe una ciudad de nombre Acámbaro; hace milenios seguramente se llamaba de otro modo; llegó a tener una población nutrida –Braniff la calcula en varios miles. Hace unos tres mil años ahí dio inicio una cultura trascendental: Chupícuaro, quizá la más añeja al sur del país chichimeca, mejor dicho los pueblos del Arco y la Flecha. Es la raíz regional que tuvo una gran descendencia –los actuales guamáres, guachichiles, pames, caxcanes, etcétera.
Por tal razón, la cultura chupícuaro es el elemento comparativo con sitios mayas que se enuncian más adelante.

Quizá no igual, pero esta imagen de Acámbaro refleja la amorosa piel de agua
que hace unos tres mil años enamoró a grupos de caminantes legendarios.

Arte chupícuaro… ¿Qué tal el personaje al centro? ¿Mujer u hombre? ¿Los dos?

Como sucede en bastantes centros ceremoniales precolombinos, su actual nombre no es el original. W. Jiménez Moreno señala: “(…) tampoco es una denotación correcta sino un colectivo para todos los grupos que habitaban la región de Chupícuaro. El nombre Chupícuaro es purembe, quiere decir que fue impuesto posteriormente por la monarquía purépecha. No sabemos a ciencia cierta cómo se llamaban en su totalidad ni cómo se llamaba la ciudad o región donde vivían.”

El núcleo sedentario tendría su génesis en nómadas provenientes del norte (Jiménez Moreno estima que de San Luis Potosí). Otra posibilidad es un movimiento migratorio hace ¿2800 años?, probablemente venido del Golfo de México (G. Stresser-Péan, 2006), que halló en el actual Acámbaro el sitio idóneo para asentarse. Este hecho, por otra parte común en Mesoamérica y resto del continente, fue semejante a lo acaecido en Quintana Roo (donde también se halla la presencia humana más antigua en México, 13’500 antes de nuestra era).
De aquí en adelante, la cultura chupícuaro se compara con asentamientos y cultura mayas hoy llamados Costa Oriental, iniciados hacia 500 antes de nuestra era en Quintana Roo. Entre Chupícuaro y sitios como Xamán Ha y Tulum, surge esa probable coincidencia en su línea de Tiempo; y el vínculo más notorio sería el pueblo maya itzá, grandes exploradores, una rama suya permaneció aparte del mundo maya y se le nombra Huastecos.
Los mayas orientales costeños provendrían de las Tierras Altas del Sur (hoy Chiapas, Guatemala y Belice), mas no se descarta que pueblos del litoral del Golfo (no necesariamente olmecas), también hubiesen alcanzado el actual Quintana Roo.

Al Dr. Arturo Lomelí, que se quedó cerca del pesebre

La Guadalupe SMA
julio 2018

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here